C.D. Lourdes 3 - C.D. Fontellas 1

Partido correspondiente a la jornada 19 del grupo XV de la 3ª División

Esteban Baigorri

Alineaciones:

 

Lourdes: Anuncibai, Adrián, Domínguez, Borja, Muñoz (Abraham), Damián (Urzáiz), Aníbal, Villafranca (Antón), Agudo (Maximiliano), Del Castillo (Mohamed) y Royo.

 

Fontellas: Jota, Álava, Sáez, Julen, Lacalle (San Juan), Lahuerta (Othman), González, Bonilla, Oliver, Mugueta e Ivelín.

 

Árbitro: Fernando Parra. Asistido en bandas por Silvestar Gochev y Diego Rodríguez. Amonestó al jugador local Villafranca y expulsó a sus compañeros: Abraham, Mohamed y Royo, éste último por doble amarilla. Amonestó a los fontelleros: Jota, Julen, Lacalle y Othman. Los futbolistas visitantes: Sáez, Bonilla e Ivelín vieron la cartulina amarilla y después fueron expulsados con roja directa. Su compañero Álava también vio la tarjeta roja directa.

 

Goles:

1-0: Royo (24´); 1-1: Mugueta (34´); 2-1: Aníbal de penalty (86´); 3-1: Borja de penalty (99´+).

Comentario:

    

        Partido surrealista donde los haya, que acabó con 7 jugadores expulsados, 3 del Lourdes y 4 del Fontellas. El partido transcurría por cauces normales hasta el minuto 85 en el que el árbitro pitó un penalty discutible de Sáez sobre Borja (en el minuto 55, el Colegiado no vio un claro penalty de la zaga del Lourdes sobre el fontellero Lahuerta). Fue aquí donde los jugadores se pusieron nerviosos y entraron en peleas absurdas aprovechadas, en demasía,  por el árbitro para ir expulsando poco a poco a los diferentes futbolistas. El encuentro tuvo un alargue de casi 10 minutos, pero, se jugó poco. Tras el 2-1 de Aníbal en el penalty, Mugueta tuvo el empate a 2 en el minuto 91, pero, el meta Anuncibai repelió el disparo del delantero fontellés mandando el esférico a córner. En el minuto 99, el portero Jota cometió penalty sobre el propio Aníbal, que su compañero Borja transformó en el 3-1 definitivo tras lanzarse 3 veces. Los futbolistas de ambos equipos no supieron comportarse en el campo y, quizás, el árbitro también se pasó bastante. Es de desear que «espectáculos lamentables como éste» no se vuelvan a dar sobre un terreno de juego.

 

¡AÚPA FONTELLAS!